No será la última vez que lo oigo, aunque cada vez espero que sea la última y definitiva.

“Pero, si lo dice la Biblia: parirás con dolor“.

¿Y?

¿Si “lo dice la Biblia” deberá ser cierto..?!

Este es el mensaje que ha ido calando…lenta y profundamente a lo largo de la historia de la mujer, hasta cuando no se correspondía con la experiencia…

Hoy mi impertinencia me ayuda a sentarme a escribir lo que en varias ocasiones mencioné y defendí. ¿Cuantos siglos aún necesitaremos para desterrar esta idea construida hace miles de años sobre una dudosa traducción del hebreo antiguo?

Fuente: Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Tor%C3%A1

Fuente: Wikipedia

La Torá (el Pentatéuco) comprende los primeros cinco Libros que componen la Biblia. La Génesis es el primer Libro, escrito originalmente en hebreo antiguo y traducido a lo largo de la historia a casi todas las lenguas, lo que lo convierte en la obra más traducida de la historia!

Como bien sabemos, en tiempos antiguos, la lectura y la escritura eran Artes reservadas al hombre. Y así fue que los textos antiguos se fueron interpretando desde un filtro masculino (y un filtro..¡de aquellos tiempos!), y traduciendo primero al griego y luego al latín…

En el tercer capítulo de la Génesis (3:16) es donde se encuentra la frase que, en mi humilde opinión, ha sido (¿intencionalmente?) mal interpretada y reiteradamente mal traducida a lo largo de los siglos:

En latín: ” Multiplicabo aerumnas tuas et conceptus tuos: in dolore paries filios (…) (La Vulgata, Siglo IV). Aerumna significa “fatiga”, “prueba”, “pena”.

Aerumna se transforma rápidamente en “dolor”.

Hay tantas traducciones del Antiguo Testamento al castellano, que no sabría cual elegir…me decanto por una de 1569: “Multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos (…)”

Sin embargo, el texto original nos cuenta:

אֶל־הָאִשָּׁה אָמַר הַרְבָּה אַרְבֶּה עִצְּבֹונֵךְ וְהֵרֹנֵךְ בְּעֶצֶב תֵּלְדִי נִים

La palabra hebrea etzev, traducida con dolor, nunca se utiliza en ningún otro Libro de la Biblia con esta acepción!

Etzev -según el contexto- puede significar trabajofatiga, una labor con recompensa o un estado de perturbación, de desconcierto alteración.

¿Como sería entonces?

Me perdonaréis la impertinencia: me lanzo a una traducción que siento más fiel al texto original, tal como: “Multiplicaré en gran manera tus trabajos y tus preñeces; con fatiga darás a luz a tus hijos (…)”. Y quedaría aún la posibilidad de más amplio optimismo.

Por cierto:

en hebreo el término más frecuente para definir el dolor es ke-ev (כאב), cuando se trata de un dolor físico. En el caso de un sufrimiento anímico hablaremos de tza-ar (צער). Ambos términos aparecen en los textos bíblicos, pero NO en la descripción del parto del capítulo III de la Génesis!

Hace años me pregunto como sería una interpretación de la Biblia desde un enfoque de género o -para ser más atrevida- desde un enfoque feminista. Largas noches nos hemos interrogado acerca de este y otros apasionantes temas algunas mujeres, entre las cuales una brillante futura Rabina, en los fríos y largos inviernos berlineses…

¡Viejos tiempos, aquellos!