Abro los ojos despacio.
Y siento: siento mis lágrimas calientes bajar por mi rostro, siento mi cuerpo adormecido,siento el frío que aún me invade y me invalida, siento un dolor en el pecho y siento un corte que escuece en mi vientre y paraliza mi cuerpo.
Publicado en 366 relatos de lactancia